Leí el libro El monje que vendió su Ferrari de Sharma, Robin S

Me tope nuevamente con una lectura que me deja insatisfecho, como que le falta y como que le sobra, esta en la categoría de esos libros que son como lagunas y eso mismo lo convierte en solo una lectura más.

Este viene siendo un libro de autoayuda, y de hecho esto todo lo que se le critica a los libros de autoayuda, malos como literatura, nada profundos, explicaciones vagas y generalidades en todo lo que se pueda, vaya, qu a veces parece una representación exagerada y chusca de este género, siendo que es uno más.

El libro a mi gusto empieza bien, luego vuelve a comenzar uno capítulos adelante, iniciando propiamente los preceptos que quiere trasmitir, y aquí mismo empieza la revoltura; he leído varios de estos libros de autoayuda de diversos autores, y como que me da la impresión que tomo un poco de allá y otro poco de acuya… y ya que tenía todo juntos en un resumen muy vago, se invento la historia del abogado para que cuajara

ferrari

En fin, saca buenas ideas si quitas la paja… el problema es que esta atascado de paja, luego los capítulos no están balanceados, te puedes pasar hojas y hojas solo en uno y en un ratito te hechas otro.

Me gusto que empleara técnicas que he visto más en nemotécnica, describir la historia del hermoso jardín con el faro de oro en que entra un judoteka (de sumo) desnudo con un taparrabos de alambre rosa que tropieza con un reloj de oro y que luego al despertarse se va por un camino de diamantes… vaya, que sin querer ha descrito el libro, para quien lo haya leído es probable que se lo haya descrito todo, y es que así funcionan las asociaciones inverosímiles… ciertamente es lo que más llamo mi atención y más me gusto del libro

http://www.webadedios/blog/archives/voy-e-leer-el-libro-el-monje-que-vendio-su-ferrari

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*